De calle a calle

Monedas para viajar

Es habitual ver a los mochileros en la Av. Mariano Acosta, exhibiendo sus habilidades con pelotas, machetes o incluso, palos prendidos fuego.IMG_3041

Estos mini-espectáculos que le brindan a la gente que se queda con su carro frente al semáforo, les permite recolectar de moneda en moneda para el pasaje hacia su próximo destino.

IMG_3043

Su fiel compañera, la mochila; un rótulo que invita a la gente a comprar sus artesanías y algunos instrumentos para su show, son el único complemento que necesitara para recorrer los kilómetros que le quedan en su viaje.

IMG_3045

Del campo al canasto

El mercado Amazonas, ubicado en el centro de la ciudad de Ibarra, guarda grandes personajes e historias.

Solo basta con darse un paseo por sus estrechos pasillos, observar con detalle y admirar el bello trabajo de estas mercaderes.

Sabores y campanillas

Es habitual observar a los vendedores de helado en sus cochecitos equipados con campanillas para no perder esa tradicional forma de llamar a los niños.

Una labor que se pierde

La comunidad “La Rinconada” un lugar que preserva la identidad cultural de sus habitantes. Se ubica a 40 minutos de la ciudad de Ibarra, cerca de la comuna “La Esperanza”, en un llano decorado con casas que parecen haber sido puestas estratégicamente.

Su nombre se debe a su ubicación geográfica, la cual forma un ángulo con las montañas que la rodean. Esta pequeña comuna aledaña a Angochagua, es caracterizada por el trabajo artesanal que se realiza en madera, barro o en los simbólicos bordados, sin embargo, estas prácticas milenarias se han ido perdiendo.

La falta de empoderamiento, globalización y el enorme crecimiento tecnológico, han debilitado esta identidad milenaria; al punto que se han perdido estas prácticas casi en su totalidad.

Sin embargo, estas personas han visto en su arte la manera de sobrevivir y sustentar a sus familias. Es por eso que entre vecino y vecino se conoce la realidad del Turismo Comunitario.

Tobias Chuquin, vicepresidente del grupo de turismo comunitario ‘La Rinconada’ ha sido uno de los precursores en el rescate de esta identidad cultural que en pleno 21 ha perdido gran territorio debido a la apropiación de culturas ajenas a la realidad imbabureña.

A sus 54 años comenta que desde muy pequeño su padre le incentivo a manipular la madera y hoy, gracias al fruto de su trabajo ha podido levantar su local de artesanías en madera.

Ubicado en pleno ingreso a la comunidad, Tobias se encuentra siempre en las gradas de su local, a la espera de extranjeros y visitantes, que según explica, son el público más interesado en el trabajo que realiza.

Desde cucharas pequeñas para comer sopa, hasta grandes platos para servir la tradicional fritada o utensilios para poder degustarla, en eso se limita su trabajo.

Chuquin advierte que ‘debido a las súper tecnologías de producción de aluminio y plástico, la demanda por nuestras artesanías ha decaído’ por lo que en este arte se ha perdido casi en su totalidad, siendo este el único taller de madera de la comuna.

Pese a que muchas personas han dejado esta tradición a un lado, quienes no la han hecho, han encontrado un nicho de mercado bastante importante.

Debemos tomar en cuenta que Ecuador es un país multicultural y multiétnico, por lo que estas laborales tradicionales representan la cultura de nuestros ancestros y por tanto, es indispensable fomentar su práctica para no perder la esencia ecuatoriana.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑